Adiós a los Roseicollis

La aventura de Peque Loritos empezó con una pareja de agapornis roseicollis: Mayo y Lara (imagen de la derecha). A partir de ahí empezamos a estudiar y aprender más y más sobre diferentes psitacidas, y con el paso de los años los agapornis roseicollis nos acompañaron siempre, pero llegó un momento en el que tuvimos que elegir... Teníamos 3 voladeras de cría y varias especies en mente. Finalmente, tras meditarlo bien, nos decidimos por las ninfas, las pyrrhuras y los agapornis lilianae... Pero nos quedamos con una pareja de agapornis roseicollis long feather aqua cuya hembra ya no ponía huevos, y aunque el macho era bueno y relativamente joven, decidimos que esa pareja pasara sus últimos años en la amplia voladera, sin preocupaciones...

Sin embargo, hace unos días encontramos a la hembra muerta, probablemente por la edad (que no conocíamos porque no iba anillada), a la cual apodábamos cariñosamente "Cara Cortada" por una cicatriz que le surcaba el rostro. Quedando el macho desparejado (imagen inferior), siendo todavía relativamente joven y de buena calidad, decidimos ponerlo en cesión para que pudiera continuar con su vida, ya que con nosotros iba a quedarse solo sin otros de su especie, ya que habíamos decidido dejar de criar agapornis roseicollis.

De esta manera nos quedamos un poco tristes ya que los roseicollis fueron los que prendieron la mecha, pero hay veces en la vida en que uno tiene que elegir... Y con más experiencia, eso hicimos. Pues preferimos criar solo tres especies, pero que estén como reyes, a criar ocho y tenerlos que mantener en jaulas (quienes llevan tiempo siguiéndonos, conocen cuales son nuestras prioridades...).

Así que desde aquí rendimos homenaje a aquellos que fueron los primeros, Mayo y Lara, y también a "Cara Cortada" y su pareja, que acabaron de cerrar un ciclo.